Suscríbete a nuestro newsletter

He leído y acepto la política de privacidad

Buscar

QUÉ HACEMOS CON LA TECNOLOGÍA

El uso de la tecnología

El uso de la tecnología

¿Qué hacemos con la tecnología?

El uso de la tecnología es el hecho central que define con mayor fuerza nuestra sociedad. La omnipresencia de las pantallas, la conectividad constante, la actualización permanente de informaciones, el acceso a todo tipo de datos y conocimentos e incluso las posibilidades de resolución de problemas cotidianos, como encotrar una direcicón o decidir el menú semanal. Nada estaba al alcance de nuestros abuelos y todo se vive como algo natural por nuestros hijos.

 

Ante esto, los padres se ven a menudo entre dos posturas: la de no poder renunciar al avance de los dispositivos electrónicos y la de limitar el uso que hacen de ellos nuestros hijos. Esto puede generar discursos contradictorios, en los que se señalan los errores de los niños al tiempo que cometemos los mismos. Existe el deseo de un uso sensato de la tecnología, a la vez que esta aparece como inevitable en muchos momentos ¿Y a qué institución se recurre cuando existen dudas en la educación? Al colegio.

 

Muchas familias y agentes sociales dirigen la vista hacia él pidiendo una respuesta ¿Debe el colegio rechazar la tecnología por ser incompatible con el aprendizaje sereno y profundo? ¿Debe la escuela incorporar la tecnología respondiendo a lo que demanda la adaptación a la sociedad? ¿Son las pantallas fuente de aprendizaje o de distracción?

 

El debate es interesante y su extensión hace imposible abordarlo completamente en un artículo, pero vayan al menos unas ideas.

 

  • El colegio no es una burbuja. Tratar de convertirlo en un feudo anti tecnológico es imposible. Más aún con alumnado a partir de los 11 años. Los alumnos acuden al colegio con intereses y prácticas del mundo virtual (juegos, canciones, aplicaciones, redes sociales...) y el colegio no puede obviar esto si no quiere dejar de entender el mundo infantil y adolescente, lo que sería un grave error.

 

  • El colegio no es virtual. La inmersión en entronos virtuales de aprendizaje de manera constante ha mostrado sus limitaciones en momentos recientes. Una pantalla no enseña por sí sola, si no acompañada de la guía del profesor.

 

  • Los dispositivos electrónicos, sin embargo, han permitido adaptar el colegio a la situación de emergencia. Los centros que disponían de la tecnología y de los conocimientos para ello han dado (y siguen dando) una mejor respuesta en este año de excepcionalidad. Desde las clases online hasta el envío de diferentes materiales didácticos supervidasos por el profesorado han contrastado con la falta de presencia de algunos colegios sin estos medios.

 

  • Las herramientas digitales amplían el colegio. El uso de recursos digitales (desde dispositivos hasta pantallas en las aulas, conexión a Internet o el simple correo electrónico) ha ampliado los límites y posibilidades de la enseñanza. Utilizar recursos multimedia, diferentes formatos para presentar información o ejercicios interactivos, por ejemplo, conecta con la subcultura infantil y juvenil y permite un acercamieto a los contenidos más cercanos. Además, estos recursos han permitido abrir los colegios a la participación constante de las familias (permitiendo una comunicación mucho más fluida que hace veinte años, por ejemplo, o dando la posibilidad a los pades de ver fotos y vídeos de lo que sucede en el aula).

 

  • El aprendizaje necesita un uso limitado de la tecnología. Por supuesto, los colegio sabemos que lo digital no es incompatible con lo "analógico". Nada del mundo sustituye el afecto del profesor. No se puede prescindir de que los alumnos aprendan a escribir en papel. Sería una locura perder de vista la reflexión colectiva y argumentada que supone un debate, una lectura grupal o el disfrute de una práctica deportiva. Nada de esto desaparece en los colegios que apostamos por la tecnología como herramienta y por el aprendizaje multifactrorial. Se aprende de muchas formas y algunas, que han perduraro en el tiempo, son irrenuenciables. Otra cosa es negarse a incorporar las propias de nuestros tiempos. eso sería anclar el colegio y no dar respuesta a lo que la sociedad nos demanda. Una respuesta equilibrada, que incormpora las señas del mundo actual sin renunciar a los logros del anterios.

INFORMACIÓN SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS


Responsable: Colegio M.B. Cossío

Finalidad: Envío de información solicitada y gestión de suscripción a la web.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Utilizamos una plataforma profesional de envío de mails. Nos permite ofrecerte un servicio libre de SPAM y con total confidencialidad. Ellos únicamente almacenarán tu correo para poder realizar el envío.

Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos que detallamos en el siguiente link

Información adicional En este link dispones de información adicional y detallada sobre la protección de datos personales que aplicamos en nuestra web.

CERRAR